INICIO

RETRATO

OBRAS

RETAZOS

MÚSICA

SUEÑOS    

FUTURO

FOTOS 

POEMAS

CORREO

ÍNDICE

El tiempo es, tan sólo, un concepto del observador. El tiempo no transcurre, es el observador, como testigo, quien sitúa los acontecimientos en su lista de eventos.

Manolo Madrid

Prefacio

Este nuevo compendio de cuentos ha surgido desde la terraza de algún establecimiento hostelero de Zamora, durante esta época de agobio calorífero en que apetece buscar una mesita a la sombra y pedir una bebida fría para combatir el aplomo que te abate en los paseos vespertinos. Así, entre la multitud intentas encontrar una silla libre en alguna cafetería o un bar, a ser posible con asiento de paja para evitar el sudor que te humedece la espalda y aquel otro lugar más bajero y carnoso, y desde allí contemplar la vida que pasea colorida y variada para tus ojos, rica para tu espíritu y mostrarte a tu vez para aquellos que te remiten su sonrisa o un breve saludo, reconociéndote y dejándose ser reconocidos.

Y desde la terraza del Dos Infantas, un céntrico hotel de terraza bien atendida o la del bar Mayte, algo más alejada y si mis paseos me han llevado por aquellos lugares más limítrofes, me dejo acariciar por la tarde y las miradas rebosando curiosidad del pueblo, que transcurre como lo hacen los pardales que revolotean cerca de las mesas en espera de alguna dádiva generosa de su necesidad y escaso patrimonio.

Luego, no cuentas los minutos ni las horas y únicamente el sol que va en su andadura hacia otro lado del planeta te dice que ha pasado la tarde y menguado la vida, aunque eso tampoco lo percibes porque has enriquecido tu memoria y tu capacidad asociativa. Entretanto, si la imaginación está fructífera, me ha dejado deslizar algunas líneas sobre la libreta que siempre me acompaña y el cuento que estaba escribiendo se va nutriendo de ideas y de actitudes que en forma de metáforas cumplen la función de identificar mi naturaleza de escritor. Una aptitud que la vida me ha regalado y por la que yo estoy agradecido, sin haberme parado a pensar aún en como me surgen tantas historias y esa capacidad de ironía que no me privo de verter en las páginas, como he dicho en alguno de mis poemas, esos campos blancos e inéditos que se me aparecen para ser roturados con sangre de tinta e ideas nuevas que a mí me encanta y me maravilla dejar constancia de su paso por el universo de mi cabeza.

Así es como el título de este conjunto de pequeñas narraciones ha saltado desde un pluriverso ignoto y me ha caído en gracia para bautizar este libro, que no es grande por su volumen, pero si creo que será dulce por la parsimonia y tranquilidad con que ha sido escrito, a veces induciendo del paisaje ciudadano la idea que ha surgido y se ha dejado plasmar para que la sepan quienes quieren y son amigos de la palabra escrita.

7

Prefacio

11

El paseo

19

El pardal

29

Rememorando un espíritu

37

En memoria

53

Los ojos de Vincent

67

El legado perdido

97

Carmina

111

El contagio

123

La checa

135

El ambulatorio

PORTADAS