INICIO

RETRATO

OBRAS

RETAZOS

MÚSICA

SUEÑOS    

FUTURO

FOTOS 

POEMAS

CORREO

 

   Más que eso, era una tertulia de amigos de la literatura. Leíamos para los demás e intentamos corregir nuestros defectos, nuestro pequeño temor a la escena. Fuimos pocos, pero esperamos con paciencia que alguno más se fuese añadiendo.

   En esas fechas nos reuníamos los miércoles hacia las seis y media de la tarde en un pequeño saloncito de la bodega "El motín de la Trucha", situada en el casco antiguo, en la calle Carniceros, aunque la hora o el sitio cambió en varias ocasiones. Cosas de horarios, quizá molestias al hostelero de turno, pero siempre aceptamos lo que nos deparó el tiempo, como el agricultor, sólo que nosotros plantábamos letras y palabras, versos e ilusiones.

   Espero que las tierras hayan sido propicias y algún día crezcan hermosas cosechas.