INICIO

RETRATO

OBRAS

RETAZOS

MÚSICA

SUEÑOS    

FUTURO

FOTOS 

POEMAS

CORREO

   La fiesta estaba en su apogeo. Sé que llevé mis aparatos de música, debía ser el órgano electrónico, aunque no puedo precisarlo bien pues después los instrumentos eran otros.

    Con aquello tenía la impresión de haber dado un concierto y haber sido halagado por ello. Aparentemente, yo era popular y conocido y todo parecía desarrollarse en un lugar familiar, el cual pretendía parecer el portal de mi casa, nada comparable a la realidad, tal y como después contrasté una vez despierto.

    En el sueño hablaba con unos y con otros y el tiempo parecía haberse alargado. Entonces, surgió en mí la necesidad de volver a tocar los instrumentos y los busqué con la mirada, encontrándolos en otra situación alejada de la anterior. También éstos eran distintos, sin conseguir precisar cuales habían sido usados anteriormente, sólo recuerdo mi extrañeza al encontrarme con una guitarra eléctrica, un micrófono y una batería que alguien tocaba.

     En aquel momento, se acercó mi mujer y le dije que íbamos a tocar alguna canción, pero ella se encontraba remisa a hacerlo. Yo, además, sentía una fuerte inseguridad sobre la pieza que no acababa de saberme y la letra que tenía ya medio olvidada, preguntándome entonces que era lo que había cantado la vez anterior y como lo había hecho. Alguien entonces dijo que no tocásemos porque el vecino de arriba había protestado. Pero me encontré extrañado de que así fuese, pensando que tampoco habíamos tocado tanto y, mi preocupación fue desapareciendo en un despertar cerca de la hora en que sonaría indefectiblemente el despertador.