INICIO

RETRATO

OBRAS

RETAZOS

MÚSICA

SUEÑOS    

FUTURO

FOTOS 

POEMAS

CORREO

RECOPILATORIO POÉTICO 2002 - 2010

PRÓLOGO

   Quizá alguna oculta conmoción me llevó a dar un repaso, una lectura retrospectiva, a mi poesía, esa que yo nunca hube creído que pudiese salir de mi interior como ya puse de manifiesto en algún otro prólogo de esos diez cuadernos o poemarios, que poco a poco han ido ocupando plaza en alguno de los estantes de mi librería y sin que por el momento vea la ocasión de hacerlos públicos a través de una edición formal.

   Ciertamente ha habido un cambio en mi forma de sentir cada poema. En la amplitud de mi percepción externa y por tanto en la permeabilidad de mis sentimientos ante cualquier avatar o situación provocadora. Pero, también he sido capaz de apreciar la forma en que mis poemas se reflejan en el lenguaje, adoptando, quizá, nuevos trajes, nuevas formas de presentarse ante los posibles lectores; primero una rima y métrica totalmente libres para ir adoptando en sucesivos pasos otras formas más ortodoxas. Asimismo, la influencia de las personas que han ido asistiendo a mis, cada vez más frecuentes, recitales, en ocasiones rostros conocidos que se repiten en cada audición, también han ido manipulando mi sentido poético, influyendo en mí con sus aplausos y sus emociones, con su aceptación y agrado, como si fuesen ajenas manos que trabajasen el barro de alguna escultura.

   De manera que, con todos esos pensamientos empujándome, he necesitado hacer acopio, montar un nuevo libro con un recopilatorio total de todos los poemas, sin estudiar su mejor o peor estructura, sin calificar su vestidura, entendiendo que todos están impregnados de unos íntimos sentimientos, válidos y puros, intensos, cada vez que algo pulsó la fibra sensible de mi intelecto y sabiendo que nunca un poema está acabado, al menos hasta que su autor haya desaparecido de este  mundo de los vivos.

   Con estas líneas, pues, doy paso y aglutino mis sentimientos para dejar constancia de mi obra para aquel que quiera pasear sus propias emociones por estas páginas.

El dibujo de la cubierta, una de mis alegorías, habla de la redoma de la vida, desde donde crece la planta de los ojos del intelecto. El libro