INICIO

RETRATO

OBRAS

RETAZOS

MÚSICA

SUEÑOS    

FUTURO

FOTOS 

POEMAS

CORREO

Mi pequeña amiga, más lista que "los ratones coloraos", miraba cada noche mis manos corriendo sobre el teclado de mi ordenador. Puede que pensase: ¡Tanto escarbar y no sale nada de comida!

¡Ah, se llamaba Pérez! y no podíamos pasar el uno sin el otro. Ahora, se fue de la vida pero está en mí.