INICIO

RETRATO

OBRAS

RETAZOS

MÚSICA

SUEÑOS    

FUTURO

FOTOS 

POEMAS

CORREO

Como si fuese una guerra ¿ah, pero no lo es? Capturado por la sociedad estresante y despiadada; el trabajo, de esos más mediatizantes, más esclavizantes y modernos, se hizo mi dueño; el matrimonio, nefasto invento político-religioso-social contra natura, me ató al trabajo; el piso, el coche y la letra de cualquier objeto-abalorio que te llama con sus brillos, léase televisor, frigorífico y cualquier otro aparato de marca y que da prestigio, me vendió al matrimonio. Y ahí, con mi corbatita, cadena que hube de arrastrar obligado por la multinacional que me había encadenado, tiré años y años olvidando mi propia naturaleza, dejando mi credo a un lado, mi música, mis novelas y poemas, constreñido por el tráfico que te lleva en la autopista sin que puedas intentar ponerte a tu velocidad, arrastrado hacia un accidente masivo fatal, o sea, tu destrucción como persona creativa. Por fortuna pude saltar a tiempo, aunque tuve algunos daños menos importantes.